Saltar al contenido

Estrías blancas

Estrias blancas

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer experimenta innumerables cambios a todos los niveles. Uno de los órganos que más cambios sufre es la piel. La epidermis y la dermis, las dos capas superficiales de la piel, se ven afectadas por procesos anormales como consecuencia de la adaptación del cuerpo de la mujer al crecimiento del feto. El estiramiento de la piel para poder conseguir el volumen necesario durante este proceso ocasiona pequeñas cicatrices lineales, paralelas y múltiples en las principales áreas de tensión y estiramiento de la piel de la mujer. Además del estiramiento de la piel, el incremento de los niveles de hormonas sexuales femeninas que tienen lugar durante la gestación son una causa de aparición de estas cicatrices, las temidas estrías blancas.

Estrias blancas

Las estrías son, principalmente, un problema estético del embarazo que puede derivar en un problema psicológico, debido al cambio significativo que la piel sufre. La consecuencia directa de la aparición de estas estrías es la generación de un debilitamiento de las fibras elásticas y del colágeno que es el responsable de otorgar la consistencia y resistencia propias de la piel. Debido a este proceso de estiramiento y de pérdida de elasticidad, las fibras elásticas acaban rompiéndose.

Pero, ¿qué son las estrías blancas?

El proceso de aparición de las estrías puede establecerse en dos etapas. En un primer momento aparecen marcas o estrías de color rojizo o purpúreo. Posteriormente la piel adquiere un aspecto atrófico, las estrías que ya cicatrizan adquieren un color blanco-nacarado. En esta etapa la remisión espontánea no es posible, es necesario aplicar un tratamiento específico para el tratamiento de las estrías blancas.

Se puede establecer que las estrías se producen sobre todo del segundo trimestre de embarazo en adelante que es el momento en que la mujer experimenta un mayor aumento de peso, dado que el feto experimenta su mayor crecimiento. Son prácticamente inevitables, entre el 70 y el 90 % de las mujeres las desarrollan. Por lo general, las estrías blancas aparecen en el abdomen, en el vientre alrededor del ombligo, en las mamas, en los muslos, en los glúteos y detrás de los brazos.

¿Cómo evitar las estrías blancas?

Evitar la aparición de las estrías blancas es el mejor tratamiento que existe para esta alteración de la piel, dado que una vez que la piel ha sufrido el daño que ocasiona estas cicatrices es muy difícil eliminarlas. La principal medida de prevención consiste en evitar los aumentos bruscos de peso, basándose en una nutrición sana con correctos hábitos alimenticios que permitan asegurar el bienestar del bebé y de la futura madre. La hidratación de la piel es otro factor que no debe descuidarse durante el embarazo. Las pieles secas son más susceptibles a la aparición de estrías blancas. Resulta especialmente recomendable el uso de cremas ricas en vitaminas E y A que permiten obtener una hidratación profunda de la piel, aportándole una elasticidad extra y evitando la aparición de estas cicatrices. Del mismo modo, la ingesta de suficiente agua es esencial para alcanzar la hidratación buscada.

¿Existen remedios caseros?

Existen una serie de sencillos remedios caseros que permiten atenuar la incidencia de las estrías blancas. Aunque no se consiga la total desaparición de las mismas permiten conseguir una disminución importante de las mismas, llegando a resultar incluso imperceptibles.

Un tratamiento basado en productos naturales consiste en preparar una crema a base de aloe vera, aceite de oliva virgen extra y vitamina E. El proceso consiste en extraer el gel de aloe vera, al cual se añaden 20 ml de aceite de oliva virgen extra y 3 gotas de vitamina E. Se mezclan todos los ingredientes hasta conseguir una crema homogénea sin grumos. Con la ayuda de un algodón se aplica esta crema mediante suaves masajes en la zona de la piel afectada por las estrías blancas. Esta mezcla proporciona los beneficios de todos los ingredientes que la componen, que resultan especialmente adecuados para el tratamiento de alteraciones de la piel.

Este sencillo truco que puede realizarse en casa, ayuda a mitigar un problema prácticamente inevitable del embarazo que, combinados con una hidratación y nutrición adecuadas de la piel, permitirán lucir una piel sana durante el embarazo.